Bandoneón unisonoro o monotónico

El bandoneón unisonoro o monotónico se basa mecánicamente en la construcción del bandoneón bisonoro que tiene sus orígenes en la concertina alemana, invención de C. F.Uhlig de 1835 aproximadamente. Más adelante en la Feria Industrial de París de 1849, C. Zimmerman de Sajonia exponía la Concertina Carlsfelder. Sin embargo, el instrumento llegó a asociarse estrechamente con Heinrich Band, un vendedor de instrumentos de Krefeld que vendía este instrumento o parecido que llegó a llamarse "bandonion". Es posible que se deba su nombre a las palbras "Band Union" se utilizaba para la comercialización del instrumento.

En la decada de 1920 la gran popularidad de la que gozaba el bandoneón hacía que muchos acordeonistas franceses quisieran aprender a tocarlo pero sin las complicaciones de las botoneras del bandoneon bisonoro. Alrededor de 1925 Charles Peguri diseño el bandoneon unisonoro basándose en la costrucción del bandoneón bisonoro pero con una botonera que comprende un nucleo de tres hileras de botones con las notas dispuestas según el sistema cromático internacional usado en los acordeones, juntos con otras hileras de botones con notas que amplían la tesitura del instrumento y facilitan tocar ciertos acordes abiertos que se pueden tocar con el bandoneón bisonoro, pero que no son tan fáciles de tocar con el sitema crómatico, sobre todo utilizando sólo cuatro dedos, como cuando se toca el bandoneón. Hoy en día este tipo de instrumento sigue gozando de gran popularidad entre bandoneonistas franceses.

Sin duda alguna, es más fácil aprender a tocar el bandoneon unisonoro que el bandoneon bisonoro, pero el unisonoro ha heredado el estilo de tecleo y digitación incómodo y apretujado del sistema cromático internacional y tiene una personalidad doble al tener un nucleo regular e isomorfo junto con una ampliación irregular y no isomorfa, lo que dificulta el proceso de aprendizaje. En este sentido es mejor opción un bandoneón Atzarin.

Las notas de las botoneras del bandoneon unisonoro